Organizarse en el tiempo de los monstruos

No importa el ángulo desde el que observemos la situación política actual, ésta no deja de arrojar todo tipo de incertidumbres. Europa se encuentra sacudida por el avance de la extrema derecha, que recientemente ha logrado imponer su agenda en Italia gracias a la coalición forjada entre la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas. Bloqueo de las fronteras, censos de población gitana y expulsiones parecen ser las soluciones a la llegada de migrantes y los problemas de “seguridad” del país. De hecho, el affaire “Aquarius” podría ser sólo el principio de algo mucho, muchísimo peor. Mientras tanto, en la esfera económica internacional asistimos a una guerra comercial entre la administración Trump y el gobierno de China, una escalada arancelaria que además de amenazar la estabilidad económica global, golpea a Europa y al IBEX de lleno. Por si esto fuese poco, Mario Draghi puso recientemente fecha de caducidad a la llamada “recuperación” española, unos “brotes verdes” artificiales sostenidos por la compra de activos del BCE que terminará -si no hay más sorpresas- en diciembre. En definitiva, un cóctel difícil de digerir.
¿Pero cómo se traduce todo esto en la política española? En el ámbito económico parece claro. A partir del año que viene el clima de bonanza inducida entrará en su fase terminal, y el burbujeante ritmo del sector inmobiliario se disolverá en el polvo. Un golpe que traerá más crisis y polarización a una sociedad que aún no ha superado los efectos de la recesión de 2008. En el parlamento, tras la algarabía inicial, la presidencia del PSOE no puede ocultar su aroma a restauración y turnismo renovado -aunque ahora existan cuatro partidos en la disputa electoral-. Lo más previsible es que los socialistas sigan su senda tradicional: políticas de gestos, la materialización de algunas demandas básicas -que sin duda rebajarán- y algo de espectacularidad progre. Y todo ello sin dejar de seguir la batuta neoliberal de Europa -lo sentiremos especialmente cuando lleguen las curvas-. Así son los del artículo 135. Por otro lado, la posición de Podemos, en clara subalternidad al PSOE, augura una deriva conservadora en la formación morada: más “sentido de Estado”, resonsabilidad política y una debilitación de sus líneas programáticas más transformadoras. Una socialdemocracia aguada. No hay que descartar que en un escenario convulso, Ciudadanos -con su discurso patriótico y estigmatización de la pobreza- se aproxime cada vez más a la extrema derecha tan en boga en el centro de Europa. Y es probable que gane adeptos.

Más allá del teatro de la representación, uno de los problemas centrales del ciclo político iniciado en 2014 es su fragilidad orgánica: ni Podemos ni la mayoría de municipalismos ha sido capaz de mantener una estructura más allá de sus cuerpos de asesores y cargos. A veces por incapacidad, otras de manera calculada o simplemente por desafección colectiva -efecto del proceso de institucionalización-, ni las candidaturas locales ni el partido morado han logrado desarrollar una implantación real en los territorios. Existen contadas excepciones, por supuesto, pero el patrón general es conocido: círculos y asambleas desiertas, desconexión de los movimientos sociales, apuesta exclusiva por el mercado electoral y lógicas burocráticas además de puramente gestionarias. Este vacío en los barrios y en el plano de los antagonismos no dibuja un escenario demasiado halagüeño si tenemos en cuenta la situación social y la crisis que se avecina. De hecho, es el caladero perfecto para una deriva reaccionaria. O, cuanto menos, para que la inercia de la polarización siga su devastadora senda. Recordemos que España es líder en pobreza laboral en Europa (un 15% de los hogares cuenta al menos con un trabajador pobre), […]

2 julio, 2018|Blog general, Democracia caníbal, portada|

OPINIÓN

INFORMES

cursos

LA CONTRAPARTE

La Contraparte - Radio VK


BLOGSDM

INSTITUTODM

 

El Instituto DM es una asociación sin ánimo de lucro dedicada a la reflexión, la formación y la creación de opinión. Su objetivo es servir de soporte intelectual y medio de discusión a la ola democrática que se abrió a partir del 15 de mayo de 2011, y principalmente a los experimentos municipalistas que han jalonado la geografía política del Estado español desde mayo de 2015.

Con la idea de favorecer la expansión de la inteligencia y de la organización de este movimiento democrático, el Instituto DM organiza cursos y seminarios, promueve y publica investigaciones y ensayos al tiempo que desarrolla una creciente labor periodística.

La génesis del Instituto así como la trayectoria de muchos de sus miembros esta ligada a la evolución y los trabajos del Observatorio Metropolitano de Madrid y de los movimientos sociales de esta ciudad.

Dirección: Beatriz García Dorado y Emmanuel Rodríguez

Comité científico: Rodrigo Calvo, Pablo Carmona Pascual, Montserrat Galcerán Huguet, Isidro López, Almudena Sanchez Moya.

publicaciones